Coronavirus: el Gobierno estableció que empleados públicos y privados que viajaron al exterior se tomen licencia

Además se indició que los alumnos y el personal de establecimientos educativos que hayan estado en los países con circulación y transmisión del COVID-19 permanezcan en sus domicilios y eviten el contacto social durante 14 días.

Ante el avance del coronavirus en la Argentina -con 17 infectados, entre los que se encuentra un fallecido-, el Gobierno oficializó que los empleados del sector público y del privado que viajaron al exterior se tomen licencia. Además, se sugirió que los alumnos y el personal de establecimientos educativos que hayan estado en los países donde circula el COVID-19, permanezcan en sus domicilios y eviten el contacto social por 14 días.

“Estamos con un problema, pero que lo podemos controlar y manejar”, expresó Alberto Fernández sobre la propagación del virus en el país. En declaraciones a Canal 9, el presidente definió al COVID-19 como “una suerte de gripe más severa”. “Estamos controlando la situación, está pasando lo que esperábamos que pase”, remarcó aunque señaló que “pensamos que iba a demorarse más” ya que “es un virus que el calor mata y estamos en pleno verano”. “Si se trata a tiempo no es un problema”, insistió Fernández.

La medida había sido firmada por el Ministerio de Trabajo el último sábado pero fue oficializada este martes a través del Boletín Oficial. En efecto, se resolvió que se otorgue “licencia excepcional a todas aquellas personas trabajadoras del sector público o privado en relación de dependencia que habiendo ingresado al país desde el exterior, en forma voluntaria permanezcan en sus hogares”. La medida va en sintonía con las recomendaciones del Ministerio de Salud.

En el artículo 2° de la Resolución 178/2020, que se publicó hoy, se determinó que la licencia establecida “no afectará la normal percepción de las remuneraciones normales y habituales, como así tampoco de los adicionales que por ley o Convenio les correspondiere percibir”. Además se aclaró que la misma “no se computará a los fines de considerar toda otra prevista normativamente o por Convenio y que pudieran corresponder al uso y goce del trabajador”.

En los Considerando de la resolución firmada por el ministro Claudio Moroni, se remarcó el contexto de “el nuevo coronavirus” que se “propaga aceleradamente a nivel mundial”. “Atento a que el COVID-19 se está propagando de persona a persona, resulta de vital importancia la pronta aislación de ellas a efectos que no representen un riesgo de infección para otras”, justificó el Gobierno.

Por otra parte, el Gobierno recomendó la adopción de una serie de medidas preventivas en los establecimientos educativos de todos los niveles y modalidades del país, tanto de gestión estatal como privada, y de educación obligatoria y superior. Si bien indició el desarrollo de las actividades escolares y académicas “según los calendarios establecidos”, a través de la Resolución 82/2020 que emitió el Ministerio de Educación de la Nación se instó a “reforzar las recomendaciones de prevención de infecciones respiratorias: lavado de manos frecuente con agua y jabón; cubrirse la nariz y la boca con el pliegue-codo o usar un pañuelo descartable al toser o estornudar; usar el cesto de basura más cercano para desechar los pañuelos utilizados; ventilar los ambientes; y limpiar frecuentemente las superficies y los objetos que se usan con frecuencia”.

El Ejecutivo insistió en que “ante la presencia de fiebre y síntomas respiratorios (tos, dolor de garganta o dificultad para respirar)” se recomienda “no asistir al establecimiento educativo”.

“En caso de estudiantes o personal de los establecimientos que regresen de viaje desde áreas con circulación y transmisión de coronavirus, a la fecha los siguientes países: China, Corea del Sur, Japón, Irán, Italia, España, Francia y Alemania -y los que indicare el Ministerio de Salud-, aunque no presenten síntomas, se sugiere que permanezcan en el domicilio sin concurrencia y evitar el contacto social por 14 días”, se expresó en la resolución que lleva la firma del titular de la cartera educativa, Nicolás Trotta.

El último registro del día lunes indicó un total de 17 casos, luego de confirmar a cinco nuevos infectados. Los diagnósticos positivos que se detectaron recientemente se produjeron en Chaco (2), la Ciudad de Buenos Aires, San Luis y Río Negro. Entre los 17 se incluyó a Guillermo Abel Gómez, quien falleció el sábado pasado en el Hospital Argerich. Actualmente el nosocomio se encuentra en “colapso operativo” debido al caudal de gente que acudió a raíz de la enfermedad.

En total hay 9 infectados y un fallecido en la ciudad de Buenos Aires, 2 infectados en Chaco, 2 en la provincia de Buenos Aires, un caso en San Luis, uno en Córdoba y otro en Río Negro.

Al respecto de Gómez, ingresó al Argerich el miércoles pasado. Después de haber regresado el 25 de febrero pasado de Francia, el 28 de ese mes comenzó a presentar fiebre, tos y dolor de garganta y pocos días después se dirigió al hospital, según la información oficial. A partir de ese momento, se le realizó el hisopado correspondiente y se envió a análisis para panel virológico. Los resultados fueron negativos para influenza y positivos de coronavirus. Según detallaron fuentes del hospital, el virus fue detectado una vez que el paciente había fallecido. Llevaba internado más de dos días y tenía otras complicaciones de salud: padecía diabetes, hipertensión, bronquitis crónica e insuficiencia renal.

Ginés González García (Lihueel Althabe)
Ginés González García (Lihueel Althabe)

“Yo no creía que el coronavirus iba a llegar tan rápido, no creía que iba a llegar en verano, nos sorprendió”, dijo ayer el ministro de Salud, Ginés González García, tras la confirmación de los nuevos casos. “Hicimos todo lo que había que hacer. Nos sorprendió a todos. En este aspecto todas las medidas que estamos tomando tiene que ver con la evolución. No lo subestimamos, yo pensé que iba a llegar a más tarde, esa es la verdad”, respondió el funcionario tras ser consultado sobre el Gobierno le restó importancia al avance de la enfermedad.

Según pudo saber Infobae, el Gobierno reforzará la dotación de las fuerzas de seguridad nacionales en los aeropuertos de Ezeiza y Córdoba y en los 160 puestos fronterizos de la Argentina para efectivizar los controles. Esto incluye a la Policía Federal, la Prefectura, la Policía de Seguridad Aeroportuaria y la Gendarmería.

Infobae