Crece el botín: descubren otros US$400.000 del sindicalista detenido en Córdoba

La Justicia ya había encontrado un plazo fijo de US$700.000, $7 millones en efectivo, oro, autos de lujo y armas al gremialista de la basura Mauricio Saillén.

CÓRDOBA.- Continúa apareciendo dinero en las investigaciones que se siguen a la conducción del gremio de recolectores de basura de Córdoba (Surrbac), cuyo secretario general, Mauricio Saillén, y su segundo, Pascual Catrambone, están detenidos acusados de asociación ilícita, lavado de dinero, usura agravada y administración fraudulenta.

Hoy la Justicia Federal de Córdoba detectó US$ 400.000 en una caja de seguridad en una sucursal del Banco Córdoba, que se suman al plazo fijo de US$700 mil hallado la semana pasada junto al secuestro durante los allanamientos de $7 millones, objetos y joyas de oro, 11 autos de alta gama (el listado judicial incluía 21) y armas de uso civil registradas. Fuentes de la Justicia Federal estiman que hay unos $150 millones en el patrimonio del gremio.

En la causa hay 19 imputados, de los cuales una decena son familiares de los líderes del gremio; entre ellos, Franco Saillén, quinto candidato en la lista de diputados nacionales del Frente de Todos en Córdoba.

La Justicia investiga el origen declarado de la fortuna de Saillén y Catrambone y analiza si cuentan con testaferros. Las primeras investigaciones comenzaron en la órbita provincial hasta que el año pasado la causa se derivó a la federal; el instructor es el fiscal Enrique Senestrari.

En la investigación se determinó que entre 2009 y 2018 un grupo de prestamistas ingresaron $11 millones a la mutual del Surrbac, que otorgaba préstamos a tasas de hasta el 170% anual a los recolectores de basura. También es clave un informe elaborado por la Unidad de Investigación Financiera (UIF) después de la denuncia de la concejal Laura Sesma.

Además, en la Justicia Federal hay otra causa que tiene la fiscal Graciela López de Filoñuk iniciada por dos afiliados al gremio pero opositores a la conducción que da cuenta de que los dirigentes obligan a empleados de las empresas recolectaras a comprar dólares en épocas del cepo. No hay avances en esa investigación.

Por: Gabriela Origlia