En Las Heras y con un acampe, ATE reclama urgente aumento

Empleados comunales de Las Heras, afiliados a la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), iniciaron la “toma pacífica” de un sector. La medida incluye un acampe, quema de madera dentro de “tachos” para calefaccionarse, y el reclamo de una “urgente apertura de paritarias”.

Un grupo de afiliados de ATE inició, en la madrugada de ayer, una protesta con “toma pacífica” del edificio de patrimonio de la Municipalidad de Las Heras. Se apostó desde horas tempranas dentro y fuera del edificio, para reclamar un diálogo “urgente” con el intendente José María Carambia.

Los trabajadores piden aumento salarial, mejores condiciones laborales y la reincorporación de algunos despedidos, entre ellos Mariela Sánchez, referente de APAP.

Héctor Ampuero, secretario general del gremio, explicó a La Opinión en Radio que el reproche a la Intendencia es porque se observa que las otras municipalidades “van cerrando su discusión salarial”. “Entonces, hay indignación entre los compañeros porque acá no hay diálogo alguno, ni siquiera para concursos de trabajo o carrera administrativa”, dijo.

Además, critican que Carambia “reinstauró el presentismo, bajo el rótulo de ‘mérito laboral’”. Lo denuncian por “extorsivo”, explicando que “cuando los trabajadores hacen uso de derechos, como el día por artículo o por carpeta médica, se les descuenta el presentismo”.

Es por eso que ATE solicita que se abran rápidamente las paritarias salariales, para hablar de estas cuestiones y lo salarial. “Y Carambia se encargó todo este tiempo de repetir, de manera celosa, todo el ajuste que está haciendo el Gobierno Nacional”, consideró.

Ampuero contó que para los municipales lasherenses hubo sólo un “aumento fragmentario” de haberes, porque se hizo sobre los “adicionales”.

Reveló que “un empleado municipal de Las Heras cobra un sueldo promedio de 13 mil pesos”. “La categoría más baja cobra 12 mil pesos y la más alta, 16 mil pesos”, afirmó.

Pero otro asunto que preocupa a ATE es que hay empleados ingresantes que “están precarizados”, que no forman parte de la planta municipal y que cobran “planes” y “pasantías”. Y en cuanto a la cantidad total de empleados que tiene el municipio, dijo que “es un misterio”, porque “se desconoce el organigrama”.

A todo eso, Ampuero sumó otra acusación: que los “precarizados” cobran más que los empleados de planta, “cerca de 15 mil pesos”, aunque “no tienen derechos como obra social, adicionales, etcétera”.

LOA