Acoso y abuso: denuncian que oficial le tocó los genitales a otro

Según trascendidos, un oficial tocó los genitales de un agente a pesar del rechazo de éste. Hay una denuncia y se aguarda que llegue a la Justicia y se inicie un sumario. Al agente le otorgaron una carpeta médica y el acosador sigue prestando servicios.

Un agente de policía denunció a un oficial por acoso y abuso en Puerto Santa Cruz. El hecho sucedió el pasado 20 de febrero, pero recién trascendió en los últimos días. La víctima se encuentra con licencia por enfermedad y el acosador sigue trabajando, porque al parecer la denuncia no ha sido tenida en cuenta en la Justicia ni dentro de la fuerza.

El hecho sucedió cuando el agente, de unos 38 años, fue enviado durante la madrugada de ese 20 de febrero a cubrir una guardia de una hora en el matadero municipal, donde se custodiaban unos animales. El horario era de una hora entre las 03:00 y las 04:00 hasta el arribo del relevo. El agente se encontraba dentro del patrullero cumpliendo la orden. Fue así que se presentó en el lugar el oficial ayudante de turno, quien le pidió entrar al patrullero.

Sorprendido el efectivo ante la repentina presencia de su superior en ese momento, no hace más que acceder y dejarlo subir al móvil, sentándose el oficial en el asiento del acompañante del conductor.

Había dejado la comisaría cuando estaba de servicio, indicado al jefe de guardia de esa madrugada que salía “de comisión”. Se había trasladado en su automóvil particular hasta el matadero.

Ataque sexual

El agente pensó que el oficial trataba de sorprenderlo durmiendo, pero nunca se imaginó lo que le esperaba por parte de su compañero de trabajo desde hacía unos dos años.

“Como andás, vos sabés por qué estoy acá”, le dijo el oficial sin poder aún comprender las intenciones de su camarada.

Luego el acosador le puso una mano en los genitales, e inmediatamente se las quitó su colega. “Estas confundido. Te fuiste al carajo”, afirmó el agente.

“Vos sabés por qué estoy acá”, reiteró el oficial y volvió a insistir en tocar el miembro a su compañero. Fue allí que forcejearon, logrando quitar la mano. “Nada que ver, te fuiste al carajo”, le volvió a decir el agente ofuscado. Cabe destacar que ambos efectivos no portan arma reglamentaria, ya que no les fue suministrada.

Fue allí que el oficial descendió del patrullero y se retiró a la comisaría. Mientras que el acosado quedó perplejo por el mal momento que vivió. Esperó el arribo de su relevo, que llegó como a las 04:30 y tuvo que regresar a la sede policial.

No sabía qué hacer, si comentarle lo sucedido al jefe de guardia o no. Temía volver a cruzarse con el acosador o que éste tome represalias.

Denuncia y burocracia

El agente finalizó su turno y se retiró a su domicilio. Pero horas después regresó a la comisaría y le comentó lo sucedido a un oficial inspector que se encontraba en ese turno. Luego decidió comentarle al comisario Mauro López lo que pasó esa madrugada con el oficial de unos 28 años.

El jefe quiso reunirlos a ambos, pero el agente se negó y pidió no compartir turnos con el cuestionado compañero. Además fue el propio comisario quien tomó la denuncia por “acoso y abuso sexual simple” contra el oficial. También se habría informado a Jefatura sobre la impropia acción del efectivo.

En esa jornada, el oficial también trató de hablar con su subalterno, vía telefónica, llamándolo o enviándole mensajes de texto, pero sin éxito. Seguramente para convencerlo que no avance con la denuncia en su contra. Las capturas de los mensajes y de las llamadas fueron aportadas a las autoridades.

Luego se presentó en el hospital para que sea examinado por un psicólogo, a quien le relató la traumática intimidación sexual y le otorgaron una carpeta médica.

Se aguarda que citen a los efectivos que estuvieron de guardia esa noche que sucedió el hecho, y se tengan en cuenta los registros de las cámaras de seguridad de la localidad, donde quedó grabado el horario y el lugar por donde transitó el automóvil del oficial. Datos fundamentales para el sumario interno.

Mientras que en la Justicia la denuncia debería haber sido girada a la jueza Noelia Ursino, para que citara al oficial para informarle los cargos en su contra. Pero esto no habría pasado aún y la causa no tuvo avances aparentes.

Por otro lado se aguarda que las autoridades policiales cambien de funciones a ambos, mientras se investiga el caso.

No trascendieron otros hechos de acoso en la comisaría, tal vez por pudor o por la superioridad del oficial no se conocieron o no fueron denunciados por otros uniformados. 

La Vanguardia del Sur.