El Samic, todavía sin presupuesto despediría a 60 personas

En las últimas horas se conoció que más de sesenta trabajadores del hospital que estaban bajo la modalidad de monotributo habrían recibido la información de que sus contratos no tendrían continuidad. Desde el hospital explicaron que esto podría cambiar una vez que conozcan su presupuesto para 2019.

La situación del presupuesto para el hospital de alta complejidad de la red Samic en El Calafate viene siendo debatida hace algunos meses, cuando se conoció que el Gobierno Nacional no había incluido partidas para el nosocomio en su proyecto económico para este año. Sin embargo, más tarde las autoridades del ex Ministerio de Salud habían asegurado que los fondos para el hospital de la villa turística estaban “garantizados”.

Aparentemente esto todavía no es así, ya que en los últimos días se fueron conociendo noticias respecto a la finalización de varios contratos de monotributistas que fueron sumándose al hospital entre 2017 y el año pasado. Según consignó el sitio AhoraCalafate, el interventor Gastón Ortiz Maldonado dijo que “no es que no van a ser renovados”, sino que “se esperaba la conformación del presupuesto de 2019 del hospital y que mientras tanto se iban a renovar contratos prioritarios, como los de profesionales”.

La última vez que los gobiernos de Santa Cruz y la Nación tuvieron diálogo a propósito del Samic fue a comienzos del mes de diciembre, luego de que el personal hiciera dos días de paro y presentara un petitorio donde exigía la salida de la intervención y todo el equipo.

Por otra parte, desde la intervención insisten con que parte de la situación financiera en la que se encuentran tiene relación con la deuda que la provincia tiene con el hospital, signada por la falta del pago de las prestaciones a los usuarios de la Caja de Servicios Sociales, una deuda que, según dijo Ortiz Maldonado a Radio LU12 AM680, rondaría “los 50 millones de pesos”.

En el arranque de 2019, el Gobierno de Santa Cruz sostiene su posición de no compensar esa deuda con la que a su vez tiene el hospital con la Caja de Previsión Social por los aportes no trasferidos del personal y que, según el fiscal de Estado Fernando Tanarro, ya alcanzó “los $ 100 millones”.

Lo cierto es que entre el grupo de personas que ahora desconoce qué sucederá con su futuro laboral porque no tienen por el momento perspectivas de continuidad, hay desde enfermeros hasta administrativos y personal de áreas de limpieza.

LOA