Ex trabajadores CPC: los perdedores de este 2018

Con una gran cantidad de piquetes durante el inicio del año, los ex trabajadores pudieron dar a conocer la falta de pago de sus haberes. Sin embargo, una vez iniciado el concurso preventivo de crisis de CPC, su nivel de exposición bajó a cero. Con deudas salariales de hasta $160.000. Este año solo percibieron un subsidio de $7.000 y un pronto pago de $5.000.

El año 2018 comenzó con un fuerte reclamo de los ex trabajadores de la empresa de Cristóbal López quienes sufrieron en carne propia la suspensión de cuatro obras que la constructora re licitara las cuatro obras abandonadas por Lázaro Báez, otro empresario ligado al kirchnerismo.

Desde mediados de 2016, las obras de la doble trocha Caleta Olivia-Comodoro Rivadavia; la ruta de circunvalación; la Planta de Ósmosis Inversa, y la Línea de 132KW, albergaron a más de 250 obreros de la construcción que avanzaron tan solo un año, ya que a mediados de 2017 comenzaron los problemas de pago. De allí para adelante, todo fue reclamos y medidas de fuerza para exigir el pago de ocho quincenas, vacaciones, aguinaldo y liquidación final, las que nunca llegaron. Así finalizó el 2017 y así también inició el 2018.

La ruta nacional N°3, en sus ingresos norte y sur a la ciudad de Caleta Olivia, se volvió el epicentro de los más variados piquetes, que muchas veces lindaron con el inminente enfrentamiento con la gendarmería nacional y las órdenes del Juzgado Federal de liberal el paso.
Ya en el mes de marzo, ante la necesidad de encontrar una rápida solución a ese pedido, comenzaron a intermediar diferentes funcionarios públicos tanto a nivel local, como nacional. El primero en recibirlos fue el intendente de Caleta Olivia, Facundo Prades. En ese momento, Prades se ofreció a actuar como nexo ante la Justicia y el Ministerio de Trabajo de Nación para buscar una respuesta al conflicto salarial de los obreros. Meses después, esa mediación viró hacía la posibilidad de traer, junto a la Provincia, la obra de la Planta de Ósmosis Inversa a la órbita municipal. Algo que todavía está en proceso.

A fines de marzo, los trabajadores también fueron recibidos por el articulador del ahora Ministerio de Salud y Desarrollo Social, Walter Cifuentes. En esa ocasión, se dio por única vez, un pago de $7000 a todos los ex trabajadores.

También a fines de marzo, el senador Eduardo Costa visitó la ciudad de El Gorosito para anunciar la rescisión de tres de las cuatro obras. En ese momento, Costa anunciaba que la obra de la Planta de Ósmosis la avenida de circunvalación y la doblé vía Caleta Olivia-Comodoro Rivadavia iniciaran en el mediano plazo: cosa que no ocurrió. El 31 de ese mes, 667 trabajadores fueron desvinculados por la empresa constructora CPC.

En el mes de abril se oficializó el concurso preventivo de crisis en el Juzgado Comercial N°5, a cargo del Juez Cosentino y, en agosto, llegó la resolución para el pronto pago pero no hubo novedades sino hasta el mes de noviembre cuando gran parte de los obreros pudo percibir el primer pago de tan solo $5.000, cuando la deuda promedio llegaría a los $160.000. Incluso, algunos ex trabajadores no pudieron cobrar ese dinero por problemas en la mantención de las cuentas del Banco Santander.

De los casi 700 trabajadores desvinculados, cerca de 250 son de Caleta Olivia y se desempeñaban en las cuatro obras mencionadas. De ese número, solo 30 lograron ingresar a la obra eólica de Pico Truncado, y un número menor a la obra de las represas del Río Santa Cruz. Los demás, permanecen desocupados.

En el mes de diciembre debió salir un segundo pago, pero esto no sucedió. Según el vocero de los ex trabajadores, Juan Reynoso, hubo problemas inherentes a la Justicia y luego llegó la feria judicial. Por ese motivo, deberán esperar hasta febrero. En ese sentido, Reynoso lamentó que los tiempos de la Justicia no sean los mismos que los de los trabajadores, sobre todo, teniendo en cuenta que entre diciembre y febrero están las fiestas y con ellas la necesidad de priorizar a las familias dignificadas y los niños. “La justicia actúa de diferente manera contra el trabajador y contra otros. Se debió priorizar la alimentación de las familias”, sostuvo.

Reynoso envió un mensaje a sus compañeros para el próximo año y deseo que ningún trabajador pase por lo que pasaron los ex trabajadores de CPC. “Ojalá que el año próximo venga mucho mejor y con mucho más trabajo”, cerró.

LOA