Para Natalia Garzón, “la navidad fue dura para los más vulnerables”

La secretaria general de la CTA A se refirió al lado b de las fiestas y describió la situación de las familias más afectadas por la situación económica. En ese sentido, responsabilizó al Gobierno provincial y a ciertos sindicatos que “no estuvieron a la altura” de los reclamos. “El tema no es la Navidad, sino cómo los pobres siguen viviendo sin un plato de comida cada día”, sostuvo.

La Navidad, un momento de reunión y celebración, no se vivió del mismo modo en todos los hogares de Caleta Olivia. En diálogo con La Opinión Zona Norte, la secretaria general de la Central de los Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTA-A), Natalia Garzón, manifestó que en muchos hogares, sobre todo de los barrios periféricos de la ciudad, se vivió mucha necesidad. Garzón expresó que “en los barrios” hay beneficiarios de los Planes Sociales y de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y que “de eso se vive”.
Sumados a los 2.000 bolsones que entregó el Gobierno de la provincia de Santa Cruz, en esta Navidad, desde la CTA-A se pudo contener a otras 2.000 familias caletenses. “En el medio quedaron jubilados y pibes que no recibieron nada”, manifestó.

Críticas al Gobierno provincial
Para la referente sindical, esto habla de una gran necesidad en el que “la Provincia no estuvo capacitada para contener a las familias más vulnerables”. Esto, entendiendo que la ayuda no llegó a quienes están por fuera del radio que beneficia a los que perciben planes y cooperativas.
“El tema no es la Navidad, sino cómo los pobres siguen viviendo sin un plato de comida cada día. Ni hablar de los indigentes ya que cada vez son más los que viven en la calle en Caleta Olivia”, expresó.
En ese sentido, destacó la solidaridad de los vecinos que colaboraron con los que menos tienen, entre ellos las personas sin hogar que habitan en obras abandonadas o descampados. También se refirió a los adultos mayores que se acercaron a la CTA-A para pedir un bolsón de alimentos y lamentó ver que, una persona que trabajó toda su vida, no pueda solventar, mínimamente, una mesa navideña.
“El Gobierno de Santa Cruz no supo contener al Pueblo: Las adicciones, los suicidios y la violencia en el seno familiar están cada vez más presentes. Cada vez hay más pobres con adicciones viviendo en las calles, mientras el Gobierno solo duplicó la tarjeta social y la llevó a $400, que no alcanzan para nada. No hay políticas públicas que puedan contener a los más vulnerables. Si Santa Cruz nos une, que recorran los barrios y lleguen a los necesitados porque los bolsones solo alcanzan para dos comidas y hay que esperar un mes para recibir uno nuevo”, esgrimió.

La inacción de los gremios
Para Garzón, el 2018 fue uno de los más “jodidos” de la última década. “A los despidos en el sector privado se sumó la precarización laboral y la expulsión de muchos al sector informal y el trabajo de changas”, agregó y analizó que la sociedad no explotó como muchos preveían porque por la “inacción” de gremios y sindicatos. “Este año nos llevó a meternos para adentro, a luchar por llevarle un plato de comida a la gente. En ese contexto, el paro sirvió para hacer una changa y llevar un mango más a la casa”, dijo Garzón dando a entender que la necesidad le ganó a la lucha.
De este modo, disparó una fuerte crítica a ciertos gremios que, lejos de buscar la unidad, se cerraron a reclamos sectoriales. Entre ellos, destacó la falta de apertura de las cúpulas de Adosac y Judiciales y dijo que “la Mesa de Unidad Sindical (MUS) caducó”. Además, cargó contra los gremios de la Confederación General del Trabajo (CGT), “muy combativos a nivel nacional, pero sin actividad en Santa Cruz”.

LOA