Sobre declaraciones de Alicia, Garzón “Las verdades a medias también son mentiras”

    El análisis económico realizado por la gobernadora de Santa Cruz Alicia Kirchner, en su visita a San Julián sobre cómo está la provincia, generó malestar y polémica entre varias entidades sindicales.

    Desde ATE Santa Cruz, su secretario general, Alejandro Garzón, fue crítico sobre el diagnóstico de la mandataria, aunque aclaró “coincido en que la solución no pasa por dejar gente en la calle, como ha pedido de manera directa el gobierno nacional”.

    “La gobernadora sigue con el discurso de la provincia quebrada que viene sosteniendo desde diciembre del 2015 cuando asumió, y se olvida que estamos terminando el 2017 y es gobernadora de esta provincia desde hace 2 años, y poco y nada se ha mejorado la situación económica de las y los trabajadores” sentenció Garzón.

    “Está muy bien que la gobernadora diga que no reparte recriminaciones al resto, porque la única responsable de que sigamos como estamos, es ella” apuntó el titular de ATE Santa Cruz, que aclaró “nosotros se lo venimos planteando desde hace tiempo, en cada posibilidad que tuvimos de reunirnos, de que la gente está pidiendo un mejoramiento económico porque están mal”.

    “Coincidimos en el diagnóstico de la situación de crisis que tiene la provincia, pero la que tiene la lapicera y el poder para cambiar las cosas es Alicia Kirchner” aseveró Garzón que continuó “donde no estamos de acuerdo es en lo que dice de que se pusieron los números a la vista de toda la provincia, porque afirmó “nadie sabe cuánto ingresa ni cómo se gasta el dinero que ingresa a las cuentas provinciales”.

    “Los números de la provincia están socializados para los funcionarios, porque lo que es el pueblo, sólo sabemos que la provincia dice que no tiene plata porque Nación no les manda dinero, y después aparecen funcionarios nacionales que dicen que mandaron plata a Santa Cruz, pero también dejando claro que esos funcionarios nacionales poco y nada hacen para que el pueblo de santa cruz este mejor. Mientras tanto en el medio, los trabajadores la siguen pasando muy mal” criticó el dirigente.

    “Es muy positivo que Alicia Kirchner diga que hay empleados que ganan $ 11 mil y $ 12 mil y menos si tienen descuentos. Significa que sabe lo mal que están la gran mayoría de los trabajadores del Estado. Lo importante sería que haga algo para revertir eso” sostuvo Garzón, que agregó “y cuando habla del sobredimensionamiento de la planta del Estado, hubiera sido importante que haga una autocrítica y reconozca que siendo parte del modelo que gobernó Santa Cruz durante casi 30 años, no fueron capaces o más inteligentes de generar alternativas laborales en el sector privado, para descomprimir la fórmula del empleo público como salida laboral concreta”. Pero también dejando en claro en Santa Cruz somos aproximadamente 12.000 trabajadores y trabajadoras del Estado.

    “No me parece que la gobernadora haya tomado el camino más difícil como dice, creo que lo que tiene que hacer es justamente defender a cada uno de los santacruceños con su trabajo. Está haciendo lo que tiene que hacer” dijo Garzón.

    “Está muy bien que la mandataria recorra la provincia, porque hacía rato que no la veíamos gestionando en las comunidades. Eso también es parte de lo que tiene que hacer, reunirse con la gente conocer sus problemas y así va a saber lo mal que estamos viviendo en Santa Cruz, sin que nuestras autoridades hagan algo al respecto” detalló.

    Finalmente utilizando las palabras de Alicia Kirchner dijo “si la provincia es el hogar más grande, sepa Sra. gobernadora que los integrantes de esta familia estamos mal y Ud. es la responsable que tiene que hacer algo para que eso cambie. Las verdades a medias también son mentiras, pasó todo un año y el único balance real es que fue un año de un conflicto tras otro de muchos sectores de la administración pública, con las prestaciones de la Caja de Servicios Sociales cortadas por falta de pago a los profesionales médicos, sin mejoramiento salarial para nadie y con un alto grado de conflictividad social”

    “Los sindicatos estuvimos en la calle no por gusto, sino porque vemos con dolor y preocupación, la crudeza, el desánimo y la desesperanza de muchos de nuestros compañeros. Y vamos a seguir en la calle peleando, si esto no cambia” concluyó.