CTERA denunció “desmantelamiento del sistema formador docente”

En un comunicado de prensa, la Central de Trabajadores de la Educación de la República Argentina denunció “la puesta en marcha de un plan de gobierno que tiene como objetivo la sistemática desestructuración y la consecuente destrucción del Sistema de Formación Docente nacional”.
“La punta del iceberg de este plan pudo observarse en Jujuy con el reciente cierre que carreras de formación docente que, desde el punto de vista cuantitativo, representan el 50% de la totalidad de la formación docente inicial con la que actualmente cuenta esta provincia”, señaló.
Luego dio cuenta que “el proceso se inicia a partir de una decisión del Gobierno Nacional que contó con el apoyo y aval del Gobierno Provincial. Este primer movimiento que se realiza a modo de globo de ensayo en Jujuy pone de manifiesto la intencionalidad que tiene esta gestión de gobierno de avanzar hacia la fragmentación y paulatina destrucción del subsistema de formación docente nacional”.
“Estas iniciativas pretenden allanar el camino para avanzar en la definición de un marco jurídico nacional y acuerdos marcos bilaterales que brinden las condiciones para que en el corto y mediano plazo se pueda concretar el desguace de la formación docente, tantas veces anunciado por los funcionarios ministeriales; inscribiendo al sistema formador como una de las principales variables del ajuste estructural”. “Un marco que, a su vez, haga responsable de dicho ajuste a los respectivos gobiernos provinciales, quienes, en algunos casos, se encuentran en una clara relación de subordinación, condicionados por la grave situación económica y sometidos a una extorsión que ha significado la reforma fiscal que impulsa el gobierno”.
Así, la central docente sostuvo que “tal como ocurría en los años ‘90, esta iniciativa comienza por cerrar las carreras de formación docente inicial que, según las propias expresiones de la autoridades, representan una ‘sobreoferta’ en algunos casos o ‘no son atractivas’ en otros. Una maniobra que no sólo deja sin la posibilidad de libre elección de carreras de formación docente a vastos sectores de la población, sino que además restaura, al cerrar carreras, la figura de los docentes en disponibilidad, generando nuevas condiciones de inestabilidad laboral”.
LOA